Embarco en Unidades Navales

  

Estar embarcado en una unidad de la Armada es una experiencia con muchas aristas. Para mí, como médico Armada, significó un crecimiento en muchas áreas que nunca pensé llegar a desarrollar. He ido aprendiendo, conforme pasa el año y me envían a distintos lugares de nuestro largo y ancho país, a actuar en ambientes que no se parecen en nada a un hospital o un consultorio.

Buque Aquiles Antartica


Fui medico en la fragata "Blanco Encalada", con la cual navegué en la Región de los Lagos, a más de doscientas millas de costa, encontrándonos a varias horas de un centro asistencial en donde poder derivar a un paciente grave.

Base Presidente Gabriel González VidelaEstuve dos meses en la Antártica como dotación del buque "Aquiles", donde, en medio de un temporal, esperé preocupada una ventana de buen tiempo para poder evacuar a una paciente hacia Punta Arenas, mientras el buque se balanceaba de lado a lado con el choque de las olas.


Recorrí las islas de Chiloé a bordo del "Cirujano Videla", acompañando a los médicos generales de zona en sus rondas médicas, para visitar pueblos de no más de veinte habitantes donde las personas con suerte ven un médico una vez al mes.


Fui cirujano de la Escuadra, embarcada en la fragata "Williams", donde estuve a cargo de todo lo relacionado con lo sanitario de seis Fragatas, cada una con una dotación mayor a ciento cincuenta personas.


Todos estos embarcos tienen características que se repiten y representan la esencia de estar embarcado.


El personal es el que se embarca al salir de puerto, sin cambios, por lo que se debe armar equipos rápido y bien. Una vez embarcado, los insumos son finitos y no hay farmacia en medio del Pacífico donde abastecerse de los antibióticos que no se embarcaron en Valparaíso. Los conocimientos son limitados, no todo lo que pase a bordo estará en los conocimientos del médico para tratar y, en la era de la comunicación instantánea, no tener Google para buscar una dosis o, por lo menos, señal telefónica para llamar un a un colega, te enseña a prepararte el triple para todo tipo de situación.


dotación Ciruja VidelaPero no todo es medicina, ya que la gente que navega contigo poco a poco se transforma en una familia adoptiva. Los ves todos los días, todo el día, durante las largas navegaciones. Te levantas, comes y pasas el tiempo con ellos. Comienzas a conocerlos y te cuentan de sus familias, de esas que dejaron en puerto y que extrañan. Cuando tienes un mal día, no faltará quien te entregue una palabra de apoyo o te saque una sonrisa y también tocará devolver la mano cuando alguno tenga un problema, no necesariamente médico. Se forma un espíritu de camaradería. Y por mucho que uno sea el único médico en varias millas a la redonda, cuando pase un accidente o haya una situación médica relevante, habrá una dotación completa apoyando para ayudar a un camarada, ya sea cambiando de rumbo para acercarse a costa, preparando una comida especial para dar energía, o simplemente, visitando a los enfermos para darles ánimo.


En un solo año, he hecho muchas cosas y cada una ha requerido esfuerzo y entrenamiento, pero por cada momento álgido y estresante, el aprendizaje y la experiencia me han entregado herramientas con las cuales trabajar no sólo en el ámbito profesional, sino también en el personal.

 

 

T1 Camila Vergara Orellana

Teniente Primero SN
Camila Vergara Orellana
Médico Cirujano