Medicina de Sumersión

  

La medicina de sumersión es una rama de la medicina naval, la cual tiene como objetivo el manejo de enfermedades originadas al respirar una mezcla de gases en un ambiente presurizado. Su presencia en la Armada de Chile nace de la necesidad de dar soporte médico a las operaciones de buceo, tanto en unidades a flote como también a la medicina aplicada a los submarinos.

Además, tiene aplicaciones clínicas en diversos ámbitos de la medicina tales como: traumatología, cirugía vascular, pacientes de unidades de cuidados críticos, otorrinolaringología, oftalmología, etc.

Mi interés en la medicina hiperbárica comenzó cuando ingresé a la Escuela de Medicina, debido a mi afición al buceo. Durante mi periodo de formación entendí que el mejor lugar para desarrollarme en esta área estaba en la Armada de Chile, por lo que decidí ingresar a la Marina, donde luego de unos años tuve la oportunidad de ser enviado a realizar el curso DMO (Diving Medical Officer) al Navy Diving and Salvage Training Center (NDSTC), en Florida, Estados Unidos, por un periodo de 6 meses, en los cuales tuve el honor de representar a la Armada en el extranjero, compartir con personas de otras nacionalidades, formándome en la Escuela de Buceo más grande del mundo, lugar desde donde se generan los manuales y normas de buceo más utilizadas mundialmente.

En cuanto al curso propiamente tal, es preciso destacar que es un curso muy duro, con una gran demanda física y un módulo de buceo con descensos a naufragios con distintos equipos, incluyendo sistemas asistidos desde superficie y con comunicaciones submarinas, lo cual suma una gran experiencia para uno como médico, al experimentar todas las dificultades y sensaciones a las cuales son sometidos nuestros potenciales pacientes, lo que satisface con creces las necesidades institucionales. Uno de los objetivos principales de incluir el buceo como tal en este curso es validar, como uno más, al médico frente a la comunidad de buzos de la Armada, es decir, que el Oficial médico sea quien entienda de los problemas que se pueden producir bajo el agua y que, además, haya vivido las mismas pruebas que los hacen merecedores del título de buzos de la Marina.

El curso comienza con un plan común, el cual se aplica en todas las clases de formación entregadas en NDSTC. Este periodo, de un par de semanas, consiste principalmente de trabajo en el agua y clases básicas sobre buceo. Luego comienza el entrenamiento en medicina propiamente tal y en cómo afectan los procedimientos para llevar a superficie, sin novedad, a los buzos que están realizando un trabajo submarino. Esto puede ser abordado con diversas técnicas, las cuales no sólo se estudian, sino que también se practican. Además, el curso cuenta con una introducción a la medicina hiperbárica clínica, lo que permite aplicar estos conocimientos en el diario acontecer en los servicios de medicina hiperbárica y subacuática de los Hospitales Navales a lo largo del país.

La experiencia de haber cursado medicina de sumersión fue muy gratificante y me ha permitido trabajar mano a mano con la comunidad de buzos, así como también con los submarinistas, sus respectivos Mandos y personal de apoyo logístico en las complejas operaciones efectuadas por la Armada de Chile. Además, me ha dado la oportunidad de estar presente en diversas instancias internacionales en las cuales Chile participa, como por ejemplo: SMERWG - OTAN.

Esperamos que la medicina de sumersión los motive a ingresar a como Oficiales de los Servicios del Escalafón de Sanidad a la Armada de Chile y que sean parte de esta mini comunidad de Oficiales que damos apoyo médico en el ámbito submarino a nivel nacional.

 

 

Capitán de Corbeta SN

Max Grez Mancilla